miércoles, enero 29

Mis hijos me echan de más.

Hoy ha sido un día de esos ajetreados, en los que parece que por mucho que corras no llegas a ningún sitio a tiempo.

La carrera inicial ha sido esta mañana antes del cole, seguida por la de "vete zumbando a la reunión" Como siempre, una que no está acostumbrada ya a estos menesteres y se organiza como el culo, ha tenido que tirar mano de terceros.

Terminada la reunión me he dado cuenta de que aunque hubiese querido imitar a Carl Lewis en sus tiempos mozos, por mucho que esprintara al bajar del metro camino del cole, no llegaba ni de coña a por los churumbeles.

De modo que he llamado a la profe y le he dicho que los dejaba a comer. Allí me he quedado yo con un nudo en el estómago por que mis pequeñitos se iban a quedar en el colegio hasta las cinco de la tarde.
Ayyyy, pobrecitos mios tantas horas encerrados, ayyyy que dolor tanto tiempo sin ver a su mami, acostumbrados como están a no despegarse de mi ni con espátula.
¿ Cuanto habría llorado Pequete?, al ver que su madre, esa que esta mañana le ha dicho, "no te quedes triste, mamá vuelve luego a por ti, tu sabes que siempre vuelvo", no volvía.
Ayyy, que pena más grande y que dolor de corazón.

Y los he recogido con miedo, miedo a una mirada castigadora, a un reproche, a una cara de pena y abandono.
He puesto de escudo a papilín, que hoy tenía la tarde libre, para que la bronca fuese menor, pero al verme....
"¡Mamiiiiiiii!!!!" Una cara de alegría, unas sonrisas, un buen rollo, a mis ojos inexplicable, pero que me ha hecho resoplar de alivio.

Sorpresivamente, esta tarde no he tenido ninguna bronca con ellos, nos hemos divertido, hemos compartido una tarde en familia de lo más distendida y animada.

Y en esas yo me pregunto: ¿no será que mis hijos me echan de más?

See you later. Babbupi's mimm.

martes, enero 14

Valencia Pequeuniverso

Los que me conocéis sabéis que me gusta más un berenjenal que a un horticultor, y, ¿cómo no me iba a meter en éste?

Para que sepáis de que se trata el berenjenal en cuestión os cuento un poco.

Cuatro locas, un café, un sueño común: y surge Valencia Pequeuniverso.

1. Las locas:
Valentina, la encantadora bloguera de Lacitos on the door, la multimedia Mª José de La Alcoba de Blanca, la vivaz Sara, autora del blog Caminando con Marc y la menda.

2. El café:
Cita obligada para el desayuno y las risas.



3. El sueño:
La existencia de un nexo de unión,  de un lugar de encuentro, de una comunidad, para las mamás y papás bloguer@s de nuestra terreta.  La existencia de un lugar que nos mostrase la Valencia divertida, la Valencia para compartir con nuestros peques. 
Todo reunido en un rinconcito al alcance de un click.

Cuando la mágica del 2.0 transforma los sueños en realidad nace Valencia Pequeuniverso.

Y como conexión activa hacia vosotros surgen:

Facebook: https://www.facebook.com/valenciapequeuniverso click aquí
Desde aquí agradecer la magnífica acogida en Facebook, llegar a 500 en solo 3 días ha sido de vértigo, muchísimas ¡¡¡GRACIAS!!!!
Y ya, si llegamos a los mil me rapo una ceja, jajajajaja.

Instragram
http://instagram.com/valenciapequeuniverso click aquí
Twitter:
@VlcPequeUnivers click aquí
#ValenciaPequeUniverso

¿Cuando le vais a ver la cara al recién nacido? 
Pues muy, muy prontito nuestra web verá luz; y por el contrario de lo les pasa a las recién estrenadas mamás, nuestras visitas van a ser muy bienvenidas.

Así que, si queréis ver el resultado de nuestro ansiado proyecto no olvidéis la fecha.





See you later. Babbupi's Mumm.


martes, enero 7

7 Kilos muchos kilos son.

Dicen que los niños y los borrachos no mienten y aunque esa frase no es del todo cierta, sí se puede decir que ven la realidad desde su perspectiva. Y como no tienen ningún miedo a quedar mal ( afortunadamente) te sueltan la realidad a bocajarro.

Yo soy una mujer voluptuosa, siempre lo he sido, que además no levanta dos palmos del suelo, con lo cual, cualquier añadido a mi cintura se puede convertir,a ojos de un niño, en realidad aumentada. Y de la madre ya ni os cuento.

Este pasado año mi cuerpo serrano ha decidido ponerse ni más ni menos que 7 kilates encima, esos que me había quitado el año después de nacer Pequete.

Para rematar me faltaban las navidades, yo no soy de grandes comilonas, pero sí me he dado carta blanca a cenar, cosa que habitualmente no puedo hacer; por que mi cuerpo pasa olimpicamente de trabajar metabolizando alimentos más allá de las 7 de la tarde ( más o menos cuando empiezo a querer dejarme morir sobre mi cama)

De modo que Grommy, sincero donde los haya, se ha pasado un año tocándome el michelín al ritmo
de : " Culo, culo, tetitas, tetitas, gordita, gorditaaaaa!!!"
En el mejor de los casos obsequiándome con un es que estás muy gordita.  Y en ocasiones de juego en que ve amenazada su integridad física por miedo a ser esclafado: " Mamaaaaááá aparta que estás super gordaaaa, gordiiiisimaaaa y me chafaaaaasss!!!"

Pequete también, en su fijación por jugar todo el tiempo ( vamos, como si fuese un niño ;-)) y teniendo en cuenta que comer no está en el top ten de sus preferencias quiere que nosotros hagamos lo propio:

Pequete: - ¡¡Papá no comas, ven a jugar!!
Papilín: Ayyy, es que tengo hambre, mira que flaquito estoy.
Pequete: Vaaaaleeee come, flaquito; no como mamá que tiene el culo gooooordo para explotar globos.

Joer que manía le ha entrado con explotar globos con el culo desde que su hermano inventó el tema. Se ve que piensa que debe ir en proporción, a mayor tamaño del culo, más globos puedes explotar.

De modo que, como no quiero ser la "culoexplotaglobos" estoy planteándome seriamente una estricta dieta; de esas que pasas tanta hambre que, en sueños, ves pasar pollos asados.

Podéis decir lo que queráis pero yo desde mi perspectiva solo me veo la punta de los pies, tal cual una embarazada de 6 meses.
Así que aquí dejo constancia de un antes, un ahora. Espero tener voluntad para cumplir y poder poner foto del después.




Gracias por vuestro apoyo.
See you later. Culo explotaglobos... digo.. Babbupi's Mumm.