viernes, abril 24

Manualidades de 20 minutos: Reciclando cajas de fruta en 6 pasos.

Los días que estamos en casa, y que la perspectiva solo es algo tan triste como los "quehaceres del hogar" entre lavadora, fregoteo y plancha me gusta desconectar haciendo cosas un poco más creativas.

Siempre son manualidades rápidas, ya que mis hijos niños, grandes demandantes (por no denomirales grandes plastas) me llaman cada dos minutos.
Como a mi me entran los nervios nerviosos, hago lo que yo llamo un Fast DIY, o lo que viene siendo una manualidad que como no la acabe en diez minutos me cagoentó. Tiempo estimado 25 minutos y dos "un segundo que ya voy;-P"

Pues bien, hoy he reciclado cajas de fresas, para ordenar mis cacharrines de repostería, que tenía desparramados por el armario.

Si más rollete, necesitaremos:

√ Cajas de fresas ( de madera)
√ Pintura acrílica
√ Rodillo pequeño ( Yo uso el de mis hijos de jugar, que es muy chiquitín y manejable)
√ Cubeta
√ Pincel plano
√ Bastoncillos de los oídos
√ Tus manitas.

Paso 1: Decide el diseño y combinación de colores que vas a hacer.

Paso 2: Pinta la cara exterior de la caja con el rodillo hasta que no claree el dibujo de origen. ( Según tono elegido tendrás que dar varias pasadas.




Paso 3: Pinta la parte interior de la caja con un pincel plano. Que te dará más movilidad para pintar rincones con los cuales no se alcanza con el rodillo.

Paso 4: Deja al "ayudante" que te eche una mano o da por abortada la manualidad por que tendrás que atender una rabieta.



Paso 5: Repasa todas las imperfecciones con el pincel y deja secar un par de minutos. ( La pintura acrílica seca muy rápido)

Paso 6: Impregna del color que hayas elegido para hacer los topitos la punta de un bastoncillo de los oídos. Ve intercalando linealmente de arriba abajo, primero tres y luego dos y así sucesivamente, para que quede un diseño más homogéneo.




Y voilá. Más fácil imposible. Yo ni siquiera lijo las cajas, ya que las cajas de fresa son bastante finas y la pintura acrílica es muy cubriente, pero si disponéis de más tiempo siempre quedan mejor lijadas.






He utilizado, además del blanco, estos tres tonos de pintura acrílica Americana DecoArt. Que tiene infinidad de colores, y que encontrareis en tiendas de manualidades.




Hasta la próxima fast DIY, si me dejan 20 mints ;-)

See you later. Babbupi's Mumm.

jueves, abril 9

Sonrisas mix.

Y se me pasan los días y yo sigo sin compartir sonrisas, que casi me las quiero guardar para mi sola. 
Pero no, por que luego se me olvidarán y no quisiera.
De modo que aquí os dejo una remesa, últimamente recopilatoria de meses.

1. Grommy: Mamá, ¿para que te maquillas, para que se crean que eres joven? (O_O)

2. Esta es visual y muy viejuna, como podéis comprobar: La carta de los reyes de Pequete:

( Por si no se lee transcribo: Seré súper listo, pero bueno y royos de esos nada. Vale, bueno si, bueno si)





3. Pequete: ¿Me inchas el globo? 
Me pongo a incharlo y me da golpecitos en la mano.
Pequete, ¿ que quieres, porque me das golpecitos?
Te doy golpecitos, porque... Es que, ¡¡¡ no colaboras!!

4. El deber de Grommy decía que todos venimos al mundo para algo. Ponía: ¿tú para que crees que has venido, que te gustaría hacer?
Pequete: Yo para comprame cromos de Sendokay.
Grommy: Yo para ser feliz. 
( Ala, chúpate esa, cuanto nos queda por aprender...)

5. Pequete: Mamá dame un euro para sacar una bola.
M: No llevo euros, solo llevo las llaves.
P: Jooooo, ¡¡¡dame un euro!!!!
M: Que no tengo, ¿como quieres que te lo explique?, ¡no tengo!
P: Pueeeesss... ¡¡¡Haz magia!!!
Ayyyy, si supiese.

6. Pequete mirandome a los ojos y con una sonrisa: mama creo que tus ojos se han puesto verdes.... creo. 
Pero que monoooo.

7. Pequete en el Oceanografic:  Mirando los tiburones: Quiero entrar ahí por que nada me da miedo y nada me detiene. 
( Ya lo hemos notado ya)

See you later. Babbupi's Mumm.

sábado, abril 4

Stop niñofobia; ¿ Por qué me gusta viajar con niños?


#stopniñofobia

 Gracias a la iniciativa Stop niñofobia de Orquidea Dichosa, me uno a la protesta y os cuento:

10 razones que me gusta encontrar niños en los transportes públicos:

1. Porque  nunca esconden la mirada.

2. Porque te buscan con ella esperando una mirada cómplice.

3. Por que siempre sonríen.

4. Porque los que son mas mayorcitos tienen conversaciones muy graciosas que te hacen carcajear entre dientes.

5. Porque por el contrario de las caras de perro enfurruñado que tienen algunos adultos, encontramos sus  rostros preciosos que armonizan y relajan el ambiente.

6. Porque si están incomodos y lloran te hacen empalizar con su santa madre.


7. Porque si les ayudamos a subir o a bajar nos hacen sentir mejores personas y siempre recibes el mejor de los pagos una sonrisa enorme.

8. Porque con lo que te entretienen el trayecto se te hace más corto.

9. Porque te recuerdan la suerte que tienes de compartir espacio con ellos; podrías haber tenido la desdicha de haber coincidido  con un adulto egocéntrico a que no le gustan las personas que no sea ellos mismos.

10. Porque cuando un extraño olvida todo lo malo y sonríe ante la presencia de un niño es que aun hay esperanza.

Otros blogs que se han sumado a la inciativa Stop niñofobia: