jueves, noviembre 17

Pequete, blanco, soltero, busca...

Hay días que te levantas con el morro torcido y todo te viene mal.
Resulta que esos días también tienes hijos, y a las madres les pasa como a los autónomos, que no se pueden coger la baja.



Hay días que le darías al pause del mando de la vida pero que tus hijos tienen pulsado el forward que les caracteriza.

Esos días a la mínima que me hacen ( y ya de vuelta de levantar la voz, esa fase está casi obsoleta en casa) les digo que como me sigan así me voy a ir a una isla desierta a bailar bajo los cocoteros.

Cuando la cosa no es la mínima, si no que se están pasando 3 pueblos y yo no tengo humor, les digo que si siguen haciendo cosas que no me gustan se tendrán que buscar otra mamá que le gusten esas cosas para que los adopte.

Y al hilo de estas situaciones....

Un día Pequete pidió irse a comer a casa de un amiguito de clase y así ocurrió, por que para mi sus deseos son órdenes.

Al volver, entró al cole cogidito de la mano de la mami de su amigo, antes de entrar a clase le dio un abrazo. (Que decir tiene que conmigo no lo hace en el cole, solo nos achuchamos en la intimidad)
Con la consecuente cara de "lo flipo" del resto de mamás.

Al día siguiente quería volverse a ir, pero no pudo ser; que la pobre mamá de su amigo ya tiene suficiente faena con los suyos.

Hace unas semanas al verla se acerca a ella y le da un abrazo y yo de coña le digo a la mamá: éste se está buscando una mamá de repuesto.

Al poco tiempo, al recogerlo del cole me lo encuentro abrazadito de la profesora de inglés.

Pero Pequetuñas, le digo, ¿va en serio lo de la mamá de repuesto?

A lo que él me contesta: Como a veces nos dices que tendremos que buscarnos otra mamá que le gusten esas cosas que a ti no te gustan y que te irás a los cocoteros....
Y si la mamá de M no puede pues la seño de inglés, si no la seño de nuestra clase y si no la seño de gimnasia.

¡Zasca! Nos ha salido practico el niño. A la próxima me pongo un puntito en la boca.

¡Madres del mundo! Leemos artículos, post... y  pensamos, creemos y decimos que da igual si haces esto o lo otro por que nos quieren incondicionalmente y somos la mejor madres para ellos; pero empiezo a sospechar que es un espejismo que nos hemos inventado las madres. Nos auto convencemos para no sentir culpa, que todo es por su bien.

Pero lo que realmente da igual no es si le das teta o biberón, si lo llevas en carro o en fular, que les des besos o no, en la puerta del cole por intentar respetarlos.

Da lo mismo, mismito, por que actúes como actúes, hagas lo que hagas o digas lo que digas, recuerda, siempre será utilizado en tu contra.

See you later. Una mami desolada 





1 comentario:

¡Deja tu comentario!