jueves, mayo 11

Cuando eres el malo....


Da igual lo que hagas o como te sientas. Eres el malo y punto.

Da igual que trates bien a la gente. Eres el malo y punto.

Da lo mismo que estés muerto de vergüenza, por que si te enfurruñas para esconder la cabeza, todos piensan lo rebelde y maleducado que eres. Eres el malo y punto.

No importa que te hayan dado hoy doce patadas, tres empujones y dos balonazos, acabes hasta las narices y te defiendas, la culpa siempre será tuya. Eres el malo y punto.

Es indiferente que te sientas incomprendido, falto de motivación y lleno de rabia; te revolverás. Eres el malo y punto.

Es lo mismo si chillas o si aprietas los dientes conteniendo tu rabia, como no te conformas. Eres el malo y punto.

Qué más dá que tengas admiración por los que te rodean,  recibas amenazas continuas para acatar lo que ellos quieren, obedezcas para agradar, que te duela el corazón por los martillazos. Eres el malo y punto.

No pasa nada si muchos se esconden tras de ti, para tirar la piedra y esconder la mano y que no puedas ni defenderte; porque eres el malo y punto.

Me duele sobre manera, que tengas que sufrirlo y tengas que darte cuenta desde tan pequeñito que en esta mierda de sociedad o te sometes o ERES EL MALO.